Bloque I. Tema 5. Las fuentes del Derecho Administrativo. La jerarquía de las fuentes. La Ley. Las disposiciones del Gobierno con fuerza de Ley: Decreto-Ley y Decreto-Legislativo. El Reglamento: concepto, clases y límites. Otras fuentes del Derecho Administrativo

Tomando de la CE y del tema desarrollado por el INAP.

Índice de contenido

Bloque I. Tema 5. Las fuentes del Derecho Administrativo. La jerarquía de las fuentes. La Ley. Las disposiciones del Gobierno con fuerza de Ley: Decreto-Ley y Decreto-Legislativo. El Reglamento: concepto, clases y límites. Otras fuentes del Derecho Administrativo        1

Fuentes y jerarquía        1

Jerarquía de las fuentes        2

La Ley        2

Estatutos de Autonomía        3

Delegación y Transferencia        3

Leyes de las Comunidades Autónomas        3

Leyes de Pleno y Leyes de Comisión        3

Las disposiciones del Gobierno con fuerza de ley        3

Decreto-Ley        4

Decreto-Legislativo        4

El Reglamento        4

Concepto        4

Clases        5

Límites        5

Control        5

Otras fuentes del Derecho Administrativo        5

 

Fuentes y jerarquía

Una clasificación:

Son fuentes del derecho:

En el ámbito del Derecho Administrativo pueden diferenciarse las siguientes fuentes de Derecho:

Jerarquía de las fuentes

El principio de jerarquía esa consagrado en la CE en el artículo 9.3 junto con el de legalidad, publicidad de las normas, e irretroactividad de las disposiciones sancionadoras no favorables o restrictivas de derechos individuales.

La jerarquía determina el orden de aplicación en cada caso concreto. Solo en ausencia de fuente superior se aplica la inferior. Además, determina la invalidez de la norma inferior que contravenga lo dispuesto en la norma superior.

Dentro de la ley no existe una gradación jerárquica entre las diferentes clases de normas con este rango. Las relaciones entre ley estatal y ley autonómica o entre ley ordinaria y ley orgánica derivan del principio de competencia. Todas se sitúan a un mismo nivel jerárquico.

El reglamento sí se subordina jerárquicamente a la ley y dentro de él existe otra gradación jerárquica.

La Ley

Norma escrita emanada del Parlamento como expresión de un mandato soberano. Prevalece sobre cualquier otra norma escrita excepto la Constitución. Sus mandatos deben ser modificados o alterados solo por otras leyes.

La reserva de ley es el establecimiento constitucional de una serie de materias que solo pueden ser reguladas por una norma con rango de ley.

     

Los Reglamentos no podrán regular materias objeto de reserva de ley, ni infringir normas con dicho rango. Además, sin perjuicio de su función de desarrollo o colaboración con respecto a la ley, no podrán:

  • tipificar delitos, faltas o infracciones administrativas
  • establecer penas o sanciones
  • así como tributos, cánones u
  • otras cargas o prestaciones personales o patrimoniales de carácter público

 

Por su procedimiento de aprobación y por las materias reservadas las leyes se dividen en orgánicas y ordinarias.

     

Son Leyes Orgánicas:

  • Las relativas al desarrollo de los derechos fundamentales y de las libertades públicas
  • Las que aprueben los Estatutos de Autonomía
  • Las que aprueben el Régimen Electoral General
  • Las previstas explícitamente en la Constitución

La tramitación de las leyes orgánicas es igual que en las ordinarias, pero tendrán que superar el voto favorable de la mayoría absoluta del Congreso en una votación final sobre el conjunto del texto. Atención, no una votación del Senado ni de las Cortes, del Senado.

Estatutos de Autonomía

Los estatutos de autonomía son:

Además requieren un referéndum para su aprobación final.

Delegación y Transferencia

Las leyes-marco, leyes orgánicas de delegación y las leyes de armonización están en el tema 4.

Leyes de las Comunidades Autónomas

La relación con las leyes estatales no es de jerarquía, sino que cada una debe regular unas materias determinadas, en función del reparto constitucional de competencias entre ambas instancias y lo previsto en cada Estatuto de Autonomía.

Leyes de Pleno y Leyes de Comisión

Atendiendo al procedimiento de elaboración, se puede distinguir entre estas dos.

Las Cámaras podrán delegar en las Comisiones Legislativas Permanentes la aprobación de proyectos o proposiciones de Ley. El Pleno podrá recabar en cualquier momento el debate y votación de cualquier proyecto o proposición de Ley que haya sido objeto de esta delegación. Quedan exceptuados:

Las disposiciones del Gobierno con fuerza de ley

Decreto-Ley es por urgencia y Decreto-Legislativo por delegación.

Decreto-Ley

Se trata de disposiciones legislativas provisionales que el Gobierno puede dictar en caso de extraordinaria y urgente necesidad (artículo 86CE).

El Decreto-Ley no puede:

El truco es que básicamente no puede afectar a lo que se regula mediante ley orgánica (casi pero no, porque comprende todo el Título I, los estatutos de autonomía y cosas electorales) más el ordenamiento de las instituciones básicas del Estado.

Los Decreto-Leyes deberán ser inmediatamente sometidos a debate y votación de totalidad al Congreso de los Diputados, convocado al efecto si no estuviese reunido, en el plazo de treinta días siguientes a su promulgación. El Congreso habrá de pronunciarse sobre su convalidación o derogación, para lo cual el Reglamento establecerá un procedimiento especial y sumario. Durante el plazo establecido, las Cortes podrán tramitarlo como proyectos de ley por el procedimiento de urgencia.

Decreto-Legislativo

Son resultado de la colaboración en la producción normativa entre el Parlamento y el Gobierno. Se elaboran siempre sobre la base de una previa delegación parlamentaria en el Gobierno. El Parlamento se limita a establecer las pautas que deben desarrollarse por el Gobierno al aprobar estas normas. Tiene el límite de no poder comprender materias incluidas en el ámbito material de las leyes orgánicas.

La delegación legislativa deberá otorgarse mediante una ley de bases cuando su objeto sea la formación de textos articulados o por una ley ordinaria cuando se trate de refundir varios textos legales en uno solo.

La delegación se agota por el uso que de ella haga el Gobierno mediante la publicación de la norma correspondiente.

Las leyes de bases no pueden:

El Reglamento

Supeditado jerárquicamente a todas las disposiciones con fuerza de ley vistas hasta ahora.

Concepto

Son las normas que aprueban el Gobierno y la Administración Pública. Los Reglamentos son la manifestación del ejercicio de la potestad reglamentaria. En nuestro ordenamiento, la atribución de potestad reglamentaria al Gobierno se contiene en el artículo 97 CE y también, implícitamente, se le atribuye a la Administración Pública.

Los reglamentos son verdaderas normas que deben ser publicadas y conservan una vigencia indefinida en tanto no se modifiquen o deroguen por otras normas de igual o superior rango.

Clases

Por el sujeto productor:

Límites

Conforme al artículo 97CE es el Gobierno el órgano que cuenta con la competencia general para el ejercicio de la potestad reglamentaria. Los reglamentos que aprueba el Gobierno se denominan Reales Decretos, al ser sancionados por el Rey, y son refrendados por el Ministro que correponda.

Los reglamentos se ajustarán a las siguientes normas de competencia y jerarquía:

Control

Los vicios de que adolezcan los reglamentos se controlan a través de la vía penal y la inaplicación por los tribunales ordinarios. En vía administrativa no cabe más recurso que indirecto y revisión de oficio. Son controlables también via TC mediante el recurso de amparo.

Otras fuentes del Derecho Administrativo

Fuentes no escritas (directas)

La costumbre es una fuente subsidiaria de primer grado que actúa en defecto de ley y se aplica siempre que no resulte contraria a la moral y al orden público.

El precedente administrativo puede definirse como la forma reiterada de aplicar una norma por la Administración, que no puede considerarse como costumbre porque no obliga a la Administración a comportarse siempre así. Puede apartarse del precedente pero motivando la resolución.

Los principios generales del derecho se aplicarán en defecto de ley o costumbre, sin prejuicio de su carácter informador del ordenamiento jurídico.

Fuentes indirectas

Jurisprudencia y Tratados Internacionales.